David Jáuregui Sarmiento – djauregui@larepublica.com.coViernes, 22 de diciembre de 2017

La empresa quiere levantar velo corporativo

Odebrecht no solo dejó resentida la confianza del país por los hechos de corrupción que protagonizó, sino también dejó en problemas a otras empresas que durante el desarrollo de los proyectos de infraestructura ganaron licitaciones convocadas por la multinacional brasileña, y que ante los escándalos tuvieron que cancelar los contratos con las compañías. Es el caso de Biomax y GNE soluciones, empresas que tuvieron un contrato con una concesionaria conformada por empresas de Odebrecht, y que al estallar el escándalo vieron que el dinero de sus inversiones podría verse en peligro.

Por eso, AL habló con Guillermo Cáez, socio de Cáez, Gómez & Alcalde, y apoderado de Biomax y GNE Soluciones frente a una demanda contra la concesionaria Ruta del Sol S.A.S, que incumplió el contrato producto de una licitación.

¿Cuáles son los antecedentes de las acciones legales que entablaron Biomax y GNE Soluciones contra Odebrecht?

Las dos sociedades, en virtud de que la concesionaria Ruta del Sol S.A.S., de quien es accionista Odebrecht, y que se presentó en una asociación para ganar el tramo de la Ruta del sol II, abrió una licitación para la construcción de cinco estaciones de servicio con su debido equipamiento, así como para la administración de estos cinco puntos. Biomax se ganó la licitación privada y en el curso del contrato, por los escándalos Odebrecht, dio paso a que la ANI, por orden del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y en virtud de los escándalos y los incumplimientos del concesionario, diera por terminado el contrato de concesión 001 de 2010. Al terminarlo, el concesionario decidió terminarle el contrato a Biomax y GNE Soluciones, firmado para la construcción y administración de las estaciones de servicio, lo que lleva implícito la distribución de combustible por 14 años.

¿Qué pasó después de la cancelación del contrato?

Las inversiones que hicieron, que son de $5.000 millones, por la única estación que alcanzaron a construir, no ha logrado la amortización correspondiente de los recursos invertidos, y tampoco se ha logrado recuperar el negocio que tenían previsto: cuando terminaron el contrato todas las áreas fueron devueltas a la ANI e Invías, y el concesionario básicamente les dijo que no iba a responder por nada.

¿Qué acciones decidieron entablar entonces?

En esa medida, y en virtud de que el concesionario Ruta del Sol está en serios problemas con Contraloría, Procuraduría, Fiscalía, etc., decidimos que efectivamente se daba la causal para el levantamiento del velo corporativo, porque se estaba usando un vehículo societario para fraude a terceros en virtud de enriquecimiento ilícito por actos de corrupción para acceder a ese contrato. Entonces, como hay culpabilidad de ese concesionario, y a dolo en su actuar, creemos que las vías para llegar a los accionistas que son quienes cuentan con recursos económicos, es levantar el velo corporativo y proceder a una acción indemnizatoria que tenemos calculada sobre los $12.000 millones, por los perjuicios tanto por lo que se invirtió como lo que se dejó de ganar de acuerdo a ventas probadas al día de hoy, ni siquiera es respecto a los prospectos financieros sino a ventas probadas.

Al día de hoy, ¿en qué va ese proceso?

Ya se presentaron las acciones ante la Superintendencia de Sociedades, y estamos esperando a que la entidad haga efectiva su función y proceda a la primera conciliación, y posteriormente vendrá la demanda y todos los trámites. Pero además, no nos vamos a quedar ahí, vamos a convocar a tribunal de arbitramento en caso de que no conciliemos con Odebrecht.

¿Cuáles son esas compañías que deberían responder más allá de la concesionaria?

Constructora Norberto Odebrecht S.A., Odebrecht Investimentos EM Infraestrutura Ltda., Odebrecht Latinvest Colombia S.A., Estudios y Proyectos del Sol S.A. y CSS consultores S.A..
Esas son las empresas que conformaban la concesionaria y que saldrían a responder por los daños causados a Biomax y GNE soluciones.

¿Existen antecedentes de desestimación de sociedades para responder a daños causados a terceros?

Antecedentes como tal no hay. Hace poco, la Superintendencia de Sociedades emitió la primera sentencia que permitió el levantamiento de velo corporativo, pero en este caso los presupuestos de la norma se dan por completo, porque está probado que el vehículo societario fue usado para fraude a terceros y como vehículo para actuaciones ilícitas. Esos son dos presupuestos de la norma del artículo 42 de la ley 1258 de 2018, que trae para efectos de desestimar la sociedad, que es lo que se conoce como el levantamiento del velo corporativo.

Pin It on Pinterest